Situación de la poesía por otros medios

cartel-surrealismoYa va siendo hora de que comente el libro sobre la poesía por otros medios que han sacado los amigos surrealistas (junto con otros grupos libertarios).

Es un libro lleno de inspiraciones y sugerencias, con una auténtica orientación antirrealista; y digo auténtica porque no habla de la Gran Revolución Futura sino de la vivencia revolucionaria presente, alcanzable y cotidiana.

¿Qué es la poesía por otros medios?

” …no es posible más revolución que la del instante que abre una grieta en la realidad”

Esta contundente frase de José Sánchez Tortosa (de su artículo El principio de Támiras) podría servir de lema a la acción revolucionaria del surrealismo.

En otros posts (éste y siguientes) se ha visto –siguiendo a Agustín García Calvo– cómo las colectividades humanas han ido construyendo una realidad manejable y útil a base de definir y determinar aquello desconocido que hubiera anteriormente; y también que la realidad no puede cerrarse y acabar midiendo y definiéndolo todo (lo indefinido no se puede totalizar), así que siempre queda más caos imprevisto saliéndose por las grietas del orden.

Pues resulta que los surrealistas se han especializado en el desvelamiento y en la vivencia de la grieta; han buscado la forma de sabotear los mecanismos de la realidad para mostrar su falsedad artificiosa o para zambullirse en las zonas oscuras que encubre.

A este fin han reunido un cumplido arsenal de prácticas artísticas y vitales (las dos cosas a un tiempo, en buena medida) que algunos han dado en llamar ‘poesía por otros medios‘. Sobre estas prácticas trata el libro del que hablamos, y en él aparecen muy bien explicadas e ilustradas con numerosos ejemplos.

jornadas-surrealistas-1
Eugenio Castro y Julio Monteverde

Aquí hago un pequeño repaso, ordenado según me ha parecido (a estos efectos surrealistas y situacionistas van en el mismo saco, como véis):

  • El amor. Es para mí el hecho más revolucionario (Amor que quitas las ganas de trabajar). Regido por el principio del placer es, lógicamente, antídoto del principio de realidad. Pero por eso mismo es también el sentimiento más atacado y maltratado: o ha de ser reprimido en pro de las actividades prácticas o entra en él a saco la utilidad y la institución, quedando reintegrado a lo sabido y previsible. En este campo toda precaución y resistencia a la institución y al cálculo futuro es poca.
  • Lo maravilloso. Dice Julio Monteverde, citando a Aragon, que la realidad es lo aparentemente exento de contradicción y que lo maravilloso es la contradicción que aparece en la realidad; y añade que lo maravilloso es aquello que dentro de la realidad, y sin salirse de ella, cuestiona con su aparición las mismas leyes de la realidad. Lo maravilloso es la coincidencia imposible, la sorpresa, la paradoja, la intuición repentina, lo inexplicable con palabras, la conciliación de los contrarios, lo ilógico y absurdo, las señales secretas de un plano físico o mental aún no cartografiado. Para mí es también la visión del horror, del corazón de las tinieblas.
    Para encontrar / crear lo maravilloso funcionan diversas aproximaciones:

    • La deriva: ‘Deambular sin rumbo ni destino; cediendo al capricho y a las promesas, afortunadas o aciagas, que los hallazgos deparan’ (Manuel Crespo).  Es recorrer la ciudad haciendo abstracción de la utilidad práctica y mercantil, según trayectorias casuales o marcadas por señales encontradas. Es esencial apropiarse del tiempo y dejar de regirse –siquiera temporalmente- por la obligación, la preocupación, el plan y el cumplimiento.
    • el sueño: Recordar y elaborar los sueños es una vía de acceso a los contenidos inconscientes y burlar así la lógica de la realidad.
    • el juego: Desde el ‘cadáver exquisito’ hasta el de las siglas (explicado en el libro), se han inventado múltiples juegos que pretenden crear un espacio colectivo donde lo maravilloso pueda manifestarse.
    • el arte: Las formas artísticas usuales: poesía, narrativa, pintura, cine… También en ellas puede darse el choque revelador, merced a una gran pluralidad de métodos inventados y por inventar: la escritura automática, el collage y otras técnicas gráficas, el ‘método paranoico crítico’, el erotismo, el humor negro…
  • La intervención surrealista. Se trata de acciones sobre el mundo real que alteran su lógica consabida y abren el vacío de lo posible en su realidad aparentemente impenetrable. Creación de situaciones perturbadoras. Modificación, falsificación, desvío (detournement) de objetos y espacios.
jornadas-surrealistas-2
José Manuel Rojo y Servando Rocha

En la base de todas estas prácticas está lo que José Manuel Rojo llama ‘estado de espíritu poético’, y que yo entiendo como la mayor o menor sensibilidad a la fascinación por lo extraño. No siempre es posible (y no todas las personas lo logran), encontrar el abandono necesario para ‘perder el tiempo’ al acecho de lo inusual, cuando las actividades y preocupaciones cotidianas, realistas, demandan nuestra dedicación y energía.

Sin embargo, el cultivo de esa sensibilidad es esencial (y de ahí el valor de libros como el que comentamos), pues esa pequeña victoria contra la obligación y el tiempo previsto es probablemente la vivencia de la liberación más auténtica que nos es dado alcanzar.

VV.AA., Situación de la poesía (por otros medios) a la luz del surrealismo. Editorial Traficantes de sueños, Madrid 2006

Share

Un comentario

Haz tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code