Diario de la Habana. 14 de septiembre de 2011

IMG_4254Me estoy acordando de la historia que nos sucedió en Trinidad. Estábamos en casa de una gente que vende tabacos de contrabando, amigos de Mario a quienes quería que conociera. Nos hablaron de su proveedor de La Habana, que esos días también pasaba por Trinidad. Ayer iba en un camión junto a otros amigos cuando se les cruzó una vaca en el camino que provocó un rápido volantazo del conductor. Entones el infortunado cayó del camión, que a su vez volcó sobre él y lo mató.

Y allí enfrente, sobre una cama antigua en una pequeña habitación interior, encalada, habían extendido las cajas de su tabaco para los posibles compradores. Ese era su velorio simbólico.

En estos últimos días cubanos crece el trabajo y mengua el tiempo de tesis. No obstante, hoy le dediqué parte de la tarde, con la misma sensación de no saber por dónde hacer evolucionar el capítulo. Supongo que ya he dicho todo lo que merecía la pena. Mañana comienzo con el cierre.

Share

Haz tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code