Diplomacia en Guatemala

experimento-guatemalaClinton pide disculpas a los hispanos por el estudio en Guatemala.

(El País, 1/10/2010 (http://blogs.elpais.com/usa-espanol/)

“[Hillary] Clinton y la Secretaria de Salud Kathleen Sebelius se disculparon públicamente por el estudio que médicos estadounidenses realizaron en la Prisión Nacional y el Hospital Psiquiátrico Nacional de Guatemala, en el que hasta 696 presos y pacientes fueron inoculados con virus de enfermedades de transmisión sexual como sífilis o gonorrea.

“Lamentamos profundamente lo que ocurrió y pedimos disculpas a todas las personas afectadas por estas prácticas de investigación horrorosas”, dice el comunicado. “La conducta que muestra el estudio no representa los valores de Estados Unidos ni nuestro compromiso con la dignidad humana y gran respeto por el pueblo de Guatemala”.

La Secretaria de Estado llamó ayer personalmente al presidente de Guatemala Álvaro Colom para expresar su indignación con el estudio realizado entre los años 1946 y 1948, durante la presidencia de Harry S. Truman.” 

Hasta aquí la noticia. La diplomacia tiene estas cosas, que no puede permanecer callada y que no puede, ni por asomo, decir una sola verdad: “La conducta que muestra el estudio no representa los valores de Estados Unidos ni nuestro compromiso con la dignidad humana y gran respeto por el pueblo de Guatemala.”

La palabra la tiene ahora Ryszard Kapuscinsky:

“El coronel Árbenz es una de las figuras trágicas de la vida política latinoamericana. Su tragedia consistió en pensar de manera rectilínea y decir verdades obvias. […] Si la United Fruit, discurría, saca de Guatemala unos beneficios de 66 millones de dólares al año (1950), cuando el 65% de nuestra población anda descalza, que la United Fruit empiece de una vez a pagar impuestos y nosotros, con 1 millón de dólares anuales, en dos años proporcionaremos zapatos a todos los niños del campo. Otro ejemplo: si la United Fruit, discurría Árbenz, cultiva tan sólo el 8% de sus tierras y el resto lo deja como erial cuando 1 millón y medio de campesinos guatemaltecos no tiene tierra, que la United Fruit nos restituya parte de ese erial y nosotros lo distribuiremos entre los sin tierra. […]
A mediados de 1952 el gobierno de Árbenz promulgó el decreto de reforma agraria. Era un documento comedido, moderado. Fijaba, como objetivo esencial, “desarrollar la economía capitalista campesina”. Pero la ley contenía dos medidas que precipitaron la intervención armada de Estados Unidos. A saber:
-Abolía el sistema feudal imperante en el campo (“Quedan abolidas todas las formas de servidumbre y esclavitud y, por consiguiente, prohibidas las prestaciones personales gratuitas de los campesinos…”).
-Otorgaba el derecho de expropiar las tierras de erial (pero sólo éstas, las baldías), “previa indemnización” además. […]
Las hambrunas diezmaban el campo guatemalteco: el 67% de la población moría antes de alcanzar la edad de veinte años. […]
En 1953 Árbenz confiscó casi la mitad de las tierras baldías de la United Fruit: 83 mil hectáreas. Ahora, tierras que la compañía había recibido gratis, regaladas por el presidente Estrada, le reportaron 1 millón 200 mil dólares en indemnizaciones. […]
La invasión de Guatemala empezó el 17 de junio de 1954.” (Cristo con un fusil al hombro. Anagrama, 2010. pp 124-127).

La historia no termina aquí. A partir de entonces se inicia la persecución política y la guerra civil más sangrienta y larga de toda la historia reciente latinoamericana. Hasta 1996 no cesa un conflicto que supone, además, uno de los mayores genocios modernos, en este caso contra la población local maya. Los diferentes gobiernos militares exterminan, bajo la supervisión y el apoyo logístico norteamericano, a más de 250.000 campesinos indígenas.

Así que Clinton tiene razón, una razón diplomática: el dato de los 696 presos y pacientes sometidos a test médicos no representa, ni mucho menos, el verdadero respeto que Estados Unidos ha tenido por el pueblo de Guatemala.

Share

Haz tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code