La última nevada

2 de marzo, 7:30 am. Ocho grados bajo cero. Tempestad. Carreteras cortadas, viento, nieve. La bruma tapa los rascacielos. Salgo al CVS para testar la situación. Leche, un muffin. No se me ocurre nada más. No, no bag. Have a good day. You too. Me abren la puerta. Some change, sir? Cara de pena. Negación.

IMG_1493El disco está en rojo para los peatones. Sólo pasan taxis y en primera. La calle está congelada. Suelen resbalar unos metros más allá, en mitad del puente sobre el Schuylkill. Es mi turno. Camino como los patos, saco unas fotos, llego a casa. Miro por la ventana. Silencio, los rascacielos al fondo. Café, leche. Enciendo el ordenador, miro por la ventana, leo los titulares. Guardiola cree en la reacción.

Escribo un email. Espero la respuesta. Que sí, que hay que ir a trabajar. Pongo un poco de salsa. Tu boca, tu rica boca. Termino el café y quito la música. Miro por la ventana. Silencio. Me visto sin prisas. El abrigo, los guantes, la bufanda. Bajo las escaleras, huele a marihuana. Los vecinos quitan el hielo de los parabrisas. No pasó el camión de la basura. Sobre el puente me golpea el viento helado. Me pongo el gorro, me encojo. Camino como un pato, me adelantan los otros transeúntes. Respiro hondo. Miro al cielo. Aparece un avión, un avión, un avión.

Share

Haz tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code