Somewhere in Hollywood

somewhere-sofia-coppola-01(2)La última de la pequeña de los Coppola va sobre las correrías de un actor de éxito en Hollywood. Un tal Johnny, que podría ser un tal Leo o un tal Tom. Johnny no habla, Johnny no camina, Johnny no come. Johnny no hace casi ninguna de las cosas que hace un ser humano corriente.

Johnny conduce un Ferrari, viaja en business y se pasa las horas en el jacuzzi de cualquier suite. Cada vez que gira la vista una tipa despampanante le enseña las tetas.

La moraleja no se hace esperar: un actor de éxito es una gran superficie plana y vacía que se recorre en un Ferrari con rubia. De hecho, esa es la secuencia con la que se acompañan los títulos de crédito iniciales.

Autopistas, interiores de un coche, la terraza de un apartamento anodino. Nada más. La película reproduce en su factura esa estepa rusa de alfombras rojas (¡qué fáciles son las metáforas!). Y así nuestra Sofía Coppola vuelve al lenguaje minimalista que la vió nacer, aunque ahora para tomarse un respiro. En Somewhere hay un decidido propósito de componer un título menor. Confiamos en la resurrección.

Share

Haz tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code