Miss Marte, de Manuel Jabois

Miss Marte, de Manuel JaboisMemoria y reinterpretación del pasado

Novela aparecida a primeros del 2021, Miss Marte, de Manuel Jabois (Alfaguara), nos relata la investigación periodística, con tintes algo detectivescos, que intenta aclarar una misteriosa desaparición ocurrida veinte años antes en un pueblo de veraneo de la Costa da Morte.

La obra comparte con otras que hemos leído últimamente una orientación hacia lo pasado, hacia la búsqueda de una comprensión de lo que sucedió tiempo atrás, pero que no comprendimos bien en su momento, mediante un laborioso hurgar en los recuerdos, en las diferentes versiones de los hechos que aportan unos y otros.

Así pues, la impresión es que ya no ocurre mucho en el  presente de la novela que estamos leyendo; a lo sumo una prolija sucesión de desplazamientos, visitas, consumiciones en bares o restaurantes… En resumen: idas y venidas con un interés menor y que sirven como mera organización logística para que los personajes puedan mantener largas conversaciones con los que fueron testigos de los hechos y así, a través de los meandros de la memoria, poco fiable a veces, irnos acercando a la resolución del misterio…; lo cual también implica, en este caso, un ansia por interpretar y reinterpretar nostálgicamente el tiempo mítico de nuestro pasado juvenil…

Miss Marte, de Manuel Jabois: el verano de nuestra juventud

Estas largas conversaciones y recuerdos nos llevan al verdadero ámbito de la novela, el lejano veraneo de la adolescencia. Ese tiempo mítico de la juventud, de la cuadrilla de amigos, de los noviazgos playeros… Nos ha parecido que la manera de recrear esta mitología juvenil, este ambiente de vacaciones y amistades adolescentes, constituye un buen logro de Mis Marte, de Manuel Jabois.

Y en este escenario de los inolvidables tiempos de la pandilla veraniega, aterriza Miss Marte, la jovencita hippy, algo desquiciada, imprevisible, poética y arrasadora; «bella como una loca bella» (Gómez de la Serna). Esta personalidad rompedora, esta llegada impactante que altera para siempre lo que la pandilla y la juventud misma fueron, nos depara también en el libro páginas que nos parecen bien conseguidas.

Sobre todo al principio, como suele ocurrir, cuando el aura de la protagonista nos sorprende con su novedad, y no han tenido aún tiempo las cosas de volverse normales a través de procesos quizá no tan bien explicados, y cuando, desde luego, no ha llegado todavía la obligada tragedia, destinada a envolvernos con su emoción y con su enigma.

¿Explicaciones acaso fallidas?

Una vez creada la magia del ambiente y de la situación con acierto, cuando luego la historia va avanzando hacia su final, creemos que las explicaciones empiezan a sonar un poco forzadas… Cierto embrollo prescindible en los dimes y diretes de los personajes, en lo que uno dijo, otro hizo y el último recordó… Pese a ello, el libro —no demasiado grueso, por otro lado— se lee con agrado y fluidez, con buena identificación con los personajes, las dos protagonistas femeninas sobre todo.

El cuanto a la resolución del misterio…, nos parece válida para despedir la lectura con cierta sorpresa, pero no aporta en sí misma gran relevancia y, sobre todo, parece dejar muchos detalles y actitudes de los personajes sin explicar. ¿Cómo hizo o dijo fulanito tal cosa si sabía lo que ahora sabemos que sabía?   

Parece que tenemos que conceder al autor esa licencia poética, una concesión más a su ingenio, aunque realmente alguna piezas del rompecabezas parecen no encajar del todo, por mucho que ciertos detalles, se hayan ‘sembrado’ al principio del libro para generarnos después la sensación de comprender. Y desde luego, siempre nos quedan determinados trastornos como deus ex machina que acaba explicando las acciones poco verosímiles…

Miss Marte, de Manuel Jabois: el ingenio del funambulista

Algunos rasgos que podemos comentar sobre el estilo de la novela: En conjunto el tono es fresco, desenfadado, ingenioso; si bien en ocasiones nos sorprende algún desaliño de la prosa, incluso con incongruencia de pronombres o preposiciones en párrafos largos. Choca algún uso raro en el español europeo como ‘fueron abusados’ y, ocasionalmente, frases abstrusas o de difícil comprensión…

Ese ingenio que comentábamos, que parece ser marca de fábrica del autor, da en general un resultado chispeante, ameno; sin bien se escapa a veces hacia un sinsentido en las conversaciones, o a un excesivo tono «gracioso», o a cierto deje de sabiduría socarrona que no siempre se sostiene. En ocasiones nos ha parecido que las contradicciones chocantes que pretenden caracterizar a los personajes, las observaciones o diálogos agudos, se mantenían luego líneas y líneas con esfuerzo, con esos pasitos rápidos del funambulista a punto de caer al vacío…

El estilo es algo irregular, pero encontramos también pasajes de cierta brillantez, como hemos comentado antes: en la caracterización de algunos personajes, en la evocación del ambiente y de los viejos días de la adolescencia… Destacan también algunos comentarios especialmente perceptivos como, por dar un ejemplo, el que se dedica a lo que conlleva en la practica el sentimiento del amor…

Diremos en resumen que el producto es un inteligente cóctel de nostalgia, intriga e ingenio; que cuenta con un personaje, Miss Marte, dotado de un magnetismo indudable; y que, pese a ciertas irregularidades en el estilo y en la resolución del misterio —que deja flecos no bien explicados, quizá precisamente por pretender explicarlo todo…— nos depara una lectura afectiva, burbujeante y amena.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code